contactar a la Delegada de ANPAC en Sinaloa.

Mi foto
Los Mochis, Sinaloa, Mexico
1er. Jardín flor de mayo #38 fracc. del real C.P.81234 Oficina (668) 1760321 Celular 6681 383796

miércoles, 23 de marzo de 2011

Borrego o ¿individuo?



Ana María Garduño Gaxiola



¿Qué hace una sociedad que se siente amedrentada, qué hace una población que día a día se le alimenta a su miedo? Exigir sólo respeto, ayuda… alguna fórmula mágica para que terminen los males en nuestro estado; mi querido Sinaloa. Lugar donde nacimos personas con dignidad, con sueños y grandes deseos de vivir con justicia, paz y libertad.


"Míranos, todo está al revés, todo está patas arriba. Los médicos destruyen la salud. Los abogados destruyen la justicia. Las universidades destruyen el conocimiento. Los Gobiernos destruyen la libertad. Los medios de comunicación destruyen la información. Y la religión destruye la espiritualidad".


Hace un poco más de dos décadas los hombres soñaban con estudiar, graduarse en una  universidad para poder trabajar, después, comprar o construir un hogar para forjar a su familia. Crear un negocio, un capital para heredar o emplearse en alguna institución. Respetábamos los géneros, a nuestros padres, abuelos y hasta a los gobernantes. Nos compadecíamos de los menos afortunados y los estrechábamos entre nuestro regazo. Ahora a nadie le importa esto.
Ahora es tan común resignarse ante los desfalcos y descarados robos  que se realizan al Erario Público. Hoy al hombre con principios le dicen pendejo, incapaz, mediocre, conformista, perdedor. Ahora se admira al hombre que obtiene dinero y poder de manera rápida e inexplicable. Se le respeta, estima y se le reconoce al que difama y destruye, sólo por ser un elemento de confusión, de exterminio. Se dan concesiones por compromiso sin importar si la persona que ocupe los puestos administrativos tengan el perfil adecuado para desempeñarlos, sólo basta que tengas “poder” y muchas viseras, para sentarte en una silla por seis años y firmes, firmes y firmes, que no preguntes y te vuelvas un amnésico demente con quien no se pueda dialogar.
Cómo duele soportar la muerte, tener esperanza, confiar cuando te hace falta el legítimo ejemplo a seguir.  Cuando el horror no te permite ya sentir y te deja vencido para vivir. Cuando ya no se puede reflejar el amor y te transforman los sentimientos. Cuando entierras a los que amas por estar en el lugar equivocado, por señalar o por no dejarse abusar, robar. Qué vida les estamos dejando a nuestras generaciones, si permanecemos callados. Cuando es precisamente la sociedad, nosotros, los que debemos tomar las decisiones en nuestro estado, porque somos nosotros los que constitucionalmente debemos gobernar. Ahora tenemos la oportunidad de construir un Sinaloa bien diferente. Tenemos que hablar, participar para exigir que se acabe con la simulación y la corrupción. Hoy como nunca tenemos a un hombre querido por el pueblo como Gobernador. A un hombre bueno y revolucionario que si se lo propone cambiará los rumbos de Sinaloa, que puede hacer historia aunque afecte los intereses y caprichos de los gandayas de siempre, que han asaltado y envilecido por años a nuestro querido estado. No dejemos que nos etiqueten sólo como narcos, como asesinos, como violentos, como drogadictos y cobardes.
Los sinaloenses somos muchos más que un puñado de etiquetas, no somos instrumentos de exterminio  ni botín de los oportunistas. Déjenme hablarles a sus silencios, a sus memorias, para que puedan escucharme e iniciemos el dialogo que nuestra sociedad tanto necesita.

.